Derechos Humanos de las Mujeres

Reflexiones en torno a los Derechos Sexuales y los Derechos Reproductivos

 

Por: Margarita Rivas

Licenciada en Fisioterapia y Terapia Ocupacional, Maestra en Educación en Salud  Sexual y Reproductiva.

 

El valor de la dignidad  humana exige la responsabilidad del Estado y sus instituciones, de la protección y garantía de los Derechos Sexuales y Reproductivos y más aún, si esos derechos están contemplados como leyes de la república al ser nuestro país, signatario de los instrumentos internacionales que los contienen.

 

Ya no es posible que la violación de estos derechos continúe  causando la muerte y la tortura a tantas mujeres, niñas y niños sin que se reconozca y se tome conciencia que la base real de estos hechos, es la cultura patriarcal y por el contrario, se mantenga la impunidad y se involucione hacia los fundamentalismos religiosos y la doble moral.

 

Al hablar de Derechos Sexuales y Reproductivos, estamos hablando del derecho a la vida, que en el plano de la sexualidad y la reproducción significa el no morir por causas evitables relacionadas con el embarazo y parto.

 

En El Salvador, la Mortalidad Materna de 2005 a 2006 fue del 71.25% por 100,000 nacidos vivos (tasa de las más altas a nivel mundial), el quinto lugar en mortalidad en adolescentes es ocupado por las complicaciones en el embarazo y parto, el 2% de los partos atendidos en los hospitales públicos en el año 2007, fueron embarazos en adolescentes en edades de 10 a 19 años. Todos los anteriores son reportes del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social.

 

Dónde queda entonces el cumplimiento al derecho a la atención y protección de la salud?,  el derecho a la libertad y seguridad sexual?, el derecho a vivir una vida libre de violencia y discriminación? que también hacen referencia a que nadie puede ser forzado o forzada a tener relaciones sexuales y por lo consiguiente a que ninguna mujer puede ser forzada a un embarazo, menos si se trata de una adolescente de escasos 10 a 19 años de edad.

 

Todavía está fresca la abominable noticia cubierta por los medios de comunicación sobre la violación de una bebé de 14 meses de edad.

 

El derecho a decidir si se tienen hijas e hijos o no, y cuando tenerlos pasa también por el cumplimiento del derecho a la información y educación libre de prejuicios y basada en el conocimiento científico, que además incluye el derecho al acceso oportuno de métodos de planificación familiar, respetando el derecho a la intimidad y a la libertad de pensamiento para una autodeterminación sexual.

 

En un estudio realizado por la Alianza para la Salud Sexual y Reproductiva en El Salvador se reporta, que en el 2007 hubo 529 casos de intento de suicidio, 152 adolescentes entre 10 y 19 años de edad.

 

El mismo estudio reporta que la primera causa de muerte en las mujeres en El Salvador es el feminicidio, llegando a la cifra de  37 mujeres asesinadas al mes que cumplen con las características para clasificarlas así.

 

La segunda causa de muerte en las mujeres es el   cáncer de mama y cérvix.  Siendo la reproducción un componente de la sexualidad humana, estos derechos también son violados en las instituciones de salud cuando por prejuicios o falta de abastecimiento de medicamentos, no se aplica a las sobrevivientes a una violación sexual o incesto, la anticoncepción de emergencia que forma parte de las normas de atención en salud.

 

Es muy criticable la falta de responsabilidad social hacia las mujeres cuando algunos líderes religiosos buscan poner en la agenda nacional en un contexto de  efervescencia política el tema del aborto. Y la derecha al mismo tiempo se empeña en criticar los avances nacionales e internacionales en materia de salud sexual y reproductiva.

 

La Universidad de El Salvador en su rol de institución superior pública y parte del Estado, debe asumir su compromiso social en la  promoción y la exigencia para el cumplimiento de los Derechos Sexuales y Reproductivos, “los más humanos de todos los derechos”, según afirmación de María Ladi Londoño, filósofa colombiana.

Información adicional