Derechos Humanos de las Mujeres

Las mujeres como sujetas de derecho a la atención en salud

 

Por: Yaneth Cerritos
 

Maestra en Educación en Salud Sexual y Reproductiva, docente de la Facultad de Medicina de la UES


La Salud sexual, es un proceso continuo de bienestar físico, psicológico y sociocultural relacionado con la sexualidad; se evidencia en las expresiones libres y responsables de capacidades sexuales que conducen al bienestar personal y social, enriqueciendo la vida individual y social.


Para poder alcanzarla se requiere de un ambiente que reconoce, respeta y ejerce los derechos sexuales, ellos son el derecho a: la libertad sexual, autonomía, integridad y seguridad sexuales del cuerpo; privacidad sexual, equidad sexual, placer sexual, expresión sexual emocional, libre asociación sexual, toma de decisiones reproductivas libres y responsables; información basada en el conocimiento científico; educación sexual integral y el derecho a la atención de la salud sexual, se lee en la página web de la Asociación Mundial de Sexología.


A ese respecto, la Organización Mundial de la Salud, visualiza cuatro elementos relacionados con la atención en salud. Estos son disponibilidad, que consiste en contar con suficientes establecimientos, bienes, servicios públicos y programas de salud.


Accesibilidad (física, económica); Aceptabilidad (con ética médica y servicios culturalmente apropiados, sensibles a los requisitos del género y el ciclo de vida) y Calidad (científica y médica).

En El Salvador, no existen programas específicos que atiendan a personas que consulten por situaciones referidas al vínculo afectivo, placer y erotismo, pues lo que medianamente se atiende es la salud reproductiva.


En seguida se presentan datos estadísticos que evidencian la necesidad conocer y ejercer esos derechos:

 

Infecciones de trasmisión sexual incluyendo VIH-SIDA

Cada año a nivel mundial, hay más de 130 millones de casos de Infecciones por transmisión sexual. El informe “Cuestiones de Población 2001”, del Fondo de Población de las Naciones Unidad, arroja que un 36.1 millones de personas a nivel mundial viven con el VIH/SIDA.


En El Salvador y de acuerdo al Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, en el 2007, se detectaron cada día de 4 a 5 casos nuevos de VIH en personas de 20 a 25 años y la principal vía de transmisión es sexual. En el 2007 fallecieron 448 personas, lo que justifica en alguna medida el que se aclaren en este documento, cómo ejercer el derecho que pudiese evitar estos datos.

Cáncer de cérvix y de mamas

El Ministerio de Salud Pública reportó que 9 mil 122 mujeres que se hicieron la citología, resultaron positivas con diferentes grados de lesión incluyendo cáncer invasor de cuello uterino.
La Liga Nacional contra el Cáncer en El Salvador sostiene que de 1997 a 2002 murieron 5 mil 834 personas de cáncer en el aparato reproductor, situación que afecta significativamente el estilo de vida y desarrollo integral de las mujeres y que podría evitarse con políticas públicas saludables.

Violencia
En el 2006, el Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer atendió a 8 mil 615 personas por violencia, de los cuales 891 fueron por agresiones sexuales. Además, recibieron 4 mil 792 denuncias de violencia intrafamiliar de las cuales un 93.78% fueron de mujeres. La Fiscalía General de la República de El Salvador por su parte, recibió de 2003 a 2007, 3 mil 399 denuncias por acoso sexual hacia las mujeres.


Lo anterior evidencia, que pese a contar con una ley contra la violencia, en el país, la violencia de género persiste. Por ello es necesario, difundir más información relacionada a la prevención de éstos problemas.


Embarazos no deseados:

De 100 salvadoreñas 41 no planeó su primer embarazo; y al concluirlo un 81 por ciento ya no volvió a estudiar. Un 67 por ciento no volvió a trabajar, indicando entre las razones más frecuentes que no tenía con quién dejar a la niña o el niño, aunado a la oposición del cónyuge.

Pero, ¿qué implica ser sujeta de derecho?

El derecho es un conjunto de facultades reconocidas a los individuos por la ley, para realzar determinados actos en satisfacción de sus propios intereses, es un sistema de normas, de reglas de conducta establecidas o sancionadas por el poder estatal, donde la peculiaridad de las normas jurídicas estriba en que su cumplimiento está garantizado por la fuerza coercitiva del estado, ser sujeta de derechos implica además, estar dotada de conciencia y voluntad y obrar activamente.

 

Lo anterior implica que el Estado debe generar elementos jurídicos que garanticen a las personas vivir y disfrutar la sexualidad sin riesgos, discriminación, coerción y violencia, para que practiquen estilos de vida que potencien su desarrollo bio-psicosocial.

El panorama anterior evidencia, en alguna medida, la falta de políticas públicas integrales que permitan a las mujeres estar saludables, que no permiten disfrutar los derechos sexuales referidos con antelación.

 

Cómo ejercer ese derecho

· Exigir al Estado la construcción y equipamiento de más instituciones que velen por la promoción de la salud sexual, así como de personal especializado que atienda con principios de laicidad y con enfoques de derecho, género y promoción para la salud.

 

· Denuncia al personal que niegue información y atención en salud sexual.

 

· Exigir la planificación y ejecución de programas integrales de salud sexual.


· Colocar en la agenda social el desabastecimiento de medicamentos y otros insumos para atender la salud sexual; cobros indebidos o maltratos.

 

· En cualquiera de las situaciones anteriores acudir a: la Procuraduría de los Derechos Humanos, Fiscalía General de la República y en los casos de acoso sexual u otro tipo de violencia (además de las anteriores) a la Policía Nacional Civil, el ISDEMU, organizaciones de mujeres (ORMUSA, Las DIGNAS, CEMUJER, LAS MELIDAS y otras para buscar asesoramiento y/o acompañamiento)


· En caso de necesitar atención en salud sexual, asistir a las unidades de salud u hospitales del MSPAS.


· Si es estudiante de la UES, puede asistir a Bienestar Universitario, y en caso de acoso sexual o violencia, denunciar en la Defensoría de los Derechos Universitarios.
Para finalizar, la salud sexual es parte integral del ser humano por tanto sin ella difícilmente se alcance el bienestar y desarrollo que se merece.

 

 

Información adicional