Entrevistas

La literatura es la propia búsqueda de la sinceridad y la liberación: Laura Zavaleta, poeta salvadoreña

 

Por:  Roselia Núñez 

Laura Zavaleta es la autora  del poemario “Sentada sobre todo lo imposible”, publicado por la Editorial Universitaria este año 2011. Ella nació en San Salvador en 1982.

 

Trabaja en la Universidad de El Salvador desde enero del 2010, como editora. A Laura le encanta el trabajo que tiene, ya que durante su vida de estudiante siempre le llamó la atención la labor de la Editorial Universitaria. Hoy, al ser parte de ella “mis proyectos están relacionados con su crecimiento y fortalecimiento”.

 

Laura Zavaleta, estudió la primaria en el Colegio La Asunción, secundaria en el Externado de San José y sus estudios superiores en la Universidad de El Salvador, única Universidad pública del país.

 

Para conocer de su vida como poeta, sus logros, obstáculos y por qué en sus poesías habla de las abuelas, presentamos a continuación una entrevista con la poeta salvadoreña Laura Zavaleta, quien formará  parte también  del segundo  encuentro de mujeres escritoras en Madrid.

 

El primer ciclo de conferencias se desarrolló en la UNAM-León del 13 al 15 de julio de este año 2011 en el cual participaron literatas de Honduras, Nicaragua y El Salvador (Elena Salamanca y Laura Zavaleta).

 

¿Cuáles han sido sus influencias?

Cuando nos dedicamos a una labor creativa, posiblemente sea muy difícil hablar de influencias. La mayoría de personas estamos muy afectadas por muchos momentos, circunstancias, personalidades y literatura en toda nuestra vida. Cuando de literatura se trata, siempre existen autores, personajes que te apasionan mucho más que otros,  pero creo que eso dista mucho de las verdaderas influencias que sobresalen en el trabajo. En el caso de que una se dedique a escribir, creo que se tiene tanta influencia de los abuelos como de Dostoievski.

 

Hablemos de sus logros

Mi principal logro es sentirme cada vez más satisfecha con lo que escribo. Siempre me he criticado y autocensurado mucho; ahora, este nuevo sentimiento de satisfacción quizá sea parte del aprendizaje que poco a poco voy forjando.

También puedo califcar como logro el hecho de que este año, la editorial estatal, la Dirección de Publicaciones e Impresos adscrita a la Secretaría de Cultura, haya publicado parte de mi trabajo en su nueva antología,  Las otras voces, junto a otros nueve poetas jóvenes.  Para mí esta publicación signifuica un respaldo, lo digo con mucha alegría.

 

Sus obstáculos

El tiempo. Lastimosamente hay que “ganarse la vida” una expresión dolorosamente y graciosa, porque muchas personas no tienen esa oportunidad con otras actividades y la escritura es una empresa que requiere trabajo y disciplina.

 

¿En qué certámenes y encuentros ha participado Laura Zavaleta como poeta?

Bueno, el primer certamen en que participé fue en  Letras Nuevas, en su segunda edición.  Este también fue mi primer premio. No he participado en más concursos por el momento.  En cuanto a los encuentros, estuve en dos festivales acá en El Salvador; en el Vértigo de los Aires de México, en su primera edición; en Nicaragua y próximamente, en noviembre, en un encuentro de mujeres escritoras en Madrid.

 

Leyendo algunas entrevistas a poetas, muchas dicen “escribo para mí”, con ese contexto, ¿cuál cree que es el papel de una persona que escribe poesía hoy en día, si es que tiene un papel y cómo lo asume usted?

Yo también escribo para mí misma. No creo que exista otra manera de escribir que en función del propio gusto, de la propia convicción y la voluntad. Esto no quiere decir que haya una preponderancia de lo individual sobre lo colectivo. Más bien, se reivindica que lo individual es también colectivo y político. Asumimos que desde nuestra realidad se visibilizan temas individuales, sociales y universales.

 

¿Qué es, o significa la poesía de Laura?

No puede significar más que mi propia búsqueda de la sinceridad, y a veces de la liberación, a través de la literatura.  

 

Me subo a los árboles

Hacen guerra las sombras allá abajo

La nube llega a cubrirlas yo:

yo subo más alto que las nubes

 

¿Por qué escribe mucho sobre las abuelas, sobre su abuela en particular?

Esto está relacionado con lo que decía anteriormente. Mi abuela fue una persona fundamental para mi desarrollo, me cuidaba, me enseñaba a leer, a rezar… en fin, yo necesitaba escribir sobre ella en determinado momento. Pero mi abuela también ha sido una persona con determinada historia, con determinadas circunstancias y decisiones. Ella para mí es un espejo de su tiempo. A través de ella me explico un pasado que no conocí. Muchas personas me han dicho “me gusta tu libro porque mi abuela también fue importante para  mí”.  Es ahí donde la literatura es un instrumento de identificación y cohesión, algo colectivo.

 

Yo pego el oído a las piernas

de mi abuela

y sé que otros mares existen

 

¿Cree en una poesía hecha por mujeres, en una poesía femenina o la poesía es poesía y ya, sin marcas de género?

Creo más en una poesía hecha por mujeres, sin etiquetas de ningún tipo. Quizá hace un tiempo yo pensaba que la poesía es poesía nada más, pero la vida y las lecturas me han convencido de que

nuestra subjetividad, como mujeres, está condicionada social e históricamente. Por ello creo que es importante establecer esta diferencia. 

 

Manlio Argueta ha dicho, que estas nuevas voces son “poetas que interpretan la otra realidad para ayudarnos a imaginar el cambio que necesitamos”, ¿qué significa esto para Laura?

Creo que se refiere a que venimos de una guerra y es tiempo de sentarse sobre la tierra desolada, asimilar lo que pasó e imaginar lo que queremos en adelante.

Durante la guerra se escribía mucha literatura comprometida. Ahora tenemos otro panorama, siempre duro, siempre hay deudas, siempre hay traiciones. Por esto hay que ver nuestra realidad desde la ternura y entonces comenzar a imaginar.

 

La historia tiene llaves que no me pertenecen

pero es extraño

cómo se rompen las correas de mis zapatos.

 

 

Información adicional