Tema del mes

¿Qué implica transversalizar la perspectiva de género en la UES?

Por: José Danilo Ramírez Martínez

Desde el año 2007 nuestra alma mater cuenta con una Política de Equidad de Género aprobada por el Consejo Superior Universitario y con un Plan de Igualdad de Género que data del año 2014 aprobado por acuerdo de Rectoría No. 245-A y que fue incluido en la gestión 2011-2015 en su Plan estratégico 2013-2023.

Que en la única Institución de Educación Superior Estatal de El Salvador se cuente con una Política de Equidad es un logro, sin embargo, a pesar de que su objetivo principal es “Institucionalizar la Política de Equidad de Género y generar de esa manera en todos los ámbitos universitarios la transversalización del enfoque de género, a la fecha no se ha logrado”, al consultar a Docentes, personal administrativo y estudiantes si conocen la Política de Género de la Universidad de El Salvador, la mayoría manifiestan que no la conocen y quienes han escuchado de ella la llaman “la política de la unidad de género”.

Revisando la Ley Especial Integral para una Vida Libre de violencia para las Mujeres, en su  Art. 21, esta dice que “El Ministerio de Educación, en el ámbito de Educación Superior garantizará en los estudios universitarios de grado y en los programas de postgrado relacionados con los ámbitos de esta ley, conocimientos orientados a la prevención e investigación para la erradicación de la violencia contra las mujeres y el fomento de las relaciones de igualdad y no discriminación. Las instituciones de educación superior deberán reglamentar internamente las acciones de detección y prevención de toda forma de violencia contra la mujer.” Por lo tanto, para la Universidad de El Salvador es un mandato la transversalización de la perspectiva de género en todo su quehacer académico, administrativo, de investigación y proyección social.

Si examinamos el objetivo de la Política de Equidad de Género de la Universidad de El Salvador encontramos que es “establecer lineamientos precisos que permitan la institucionalización de la perspectiva de género al interior de la Universidad, a fin de erradicar del contexto universitario todas la prácticas discriminatorias hacia las mujeres”.

Según la Organización Internacional del Trabajo, OIT: "Transversalizar la perspectiva de género es el proceso de valorar las implicaciones que tiene para los hombres y para las mujeres cualquier acción que se planifique, ya se trate de legislación, políticas o programas, en todas las áreas y en todos los niveles. Es una estrategia para conseguir que las preocupaciones y experiencias de las mujeres, al igual que las de los hombres, sean parte integrante en la elaboración, puesta en marcha, control y evaluación de las políticas y de los programas en todas las esferas políticas, económicas y sociales, de manera que las mujeres y los hombres puedan beneficiarse de ellos igualmente y no se perpetúe la desigualdad. El objetivo final de la integración es conseguir la igualdad de los géneros(1)".

Entonces no se trata solamente si en nuestro léxico incluimos el “todos y todas”, o si una u otra cátedra tiene una asignatura nueva sobre género, o contiene unidades que aborden la temática; definitivamente no, de hecho es un gran adelanto, pero lo que significa la transversalización de la perspectiva de género es que todas las acciones que se planifiquen desde la Asamblea General Universitaria (AGU), que según el Art. 16 de la Ley Orgánica de la UES es el máximo organismo normativo y elector de la Universidad, y que será además el órgano supremo de la misma para la interpretación de sus fines y la conservación de sus instituciones dentro del marco de las atribuciones que la ley le determina.

Así como, el Consejo Superior Universitario (CSU) que según el artículo 20 de la misma ley será el máximo organismo en las funciones administrativa, docente, técnica y disciplinaria de la universidad y dicta las resoluciones pertinentes para el cumplimiento de las disposiciones de esta ley y de los reglamentos universitarios, deberán incorporar la aplicación del Principio de Igualdad de Trato y de Oportunidades entre hombres y mujeres a todas las actividades, políticas, de tal forma que se garantice el acceso a todos los recursos en igualdad de condiciones, que al planificar se tomen en cuenta las desigualdades existentes y se evalúen los resultados e impactos producidos por estas en el avance hacia la igualdad real.

Para lograr este objetivo el Centro de Estudios de Género asesorado por el Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer, ISDEMU, está trabajando una propuesta para ser presentada al Consejo Superior Universitario para su aprobación que garantice el impulso, promoción y coordinación de la estrategia de transversalidad, asesorando a los órganos de Dirección (AGU y CSU), a todo el funcionariado de la institución, enfatizando en las Juntas Directivas de cada facultad, decanaturas, vice-decanaturas y jefaturas.

Esto significa que todos los organismos de dirección se deben de convertir en elementos activos y asumir responsabilidades de actuación. Pero para la integración del principio de igualdad de trato y oportunidades en los planes de estudio y de trabajo, políticas, presupuesto y programas institucionales se necesitan al menos dos tipos de cambio en el modelo de gestión actual de la UES, el primero sobre las formas de hacer y actuaciones de la actividad administrativa, el cual es un cambio procedimental (se refiere a procesos, procedimientos e instrucciones).

El segundo dirigido a revisar las estructuras y formas de organización de la Institución para erradicar desde su base, los elementos estructurales que hacen que se mantengan las desigualdades en lo académico-administrativo entre ambos sexos, lo que será un cambio estructural. En la Política de Equidad de Género de la UES referido a las estrategias y acciones, en el numeral 2 se refiere a las siguientes acciones.

a) Formar un comité interdisciplinario con representantes de las diversas facultades de la UES que sea apoyo al CEG-UES y que sirva de referentes para implementar la política de las mujeres.

b) Que todas las autoridades de cada facultad tomen en cuenta la política de las mujeres de la UES para la planificación de sus actividades.

Retomando estas acciones, con respecto al literal a) se ha conformado el Comité Interdisciplinario con referentes de las Facultades de Ciencias Agronómicas, Odontología, Química y Farmacia, Jurisprudencia y Ciencias Sociales, Medicina, Ciencias Económicas, Odontología, Ciencias y Humanidades, Ingeniería y Arquitectura y Multidisciplinaria de Oriente. Además, hay representación de Bienestar Universitario, Defensoría de los Derechos  Universitarios y Unidad de Estudios Socioeconómicos.  Están pendientes las Multidisciplinarias de Occidente, Paracentral y de Ciencias Naturales y Matemática.

Con respecto al avance que menciona el literal b, se han realizado dos reuniones con el Comité Académico del Consejo Superior Universitario con resultados muy positivos, sin embargo aún no se les ha presentado el plan de transversalización para que sea discutido, enriquecido y posteriormente presentarlo al CSU para su aprobación.

Definitivamente de lo que si hay que estar claros es que se debe desarrollar una campaña de sensibilización en cuanto a la necesidad de introducir el enfoque de género en el quehacer universitario a todo nivel y dar a conocer la Política de Equidad de Género vigente Deberán planearse reuniones con todas las Comisiones Curriculares de Facultad y los Consejos de Pos grado para asesorar sobre la incorporación del enfoque de género en los planes de estudio.

Si bien es cierto que la transversalización no se va a lograr a corto plazo, debe pensarse en lograrlo a mediano plazo, al planificar hay que elaborar indicadores de género que permitan evidenciar la equidad en las relaciones entre hombres y mujeres así como la inclusión de la diversidad, revisando el número de mujeres tomando decisión en los destinos del alma mater; esto permitirá ir evaluando sistemáticamente el avance de la política y medir  resultados. Es importante que para garantizar la calidad y sustentabilidad de los resultados cada instancia pueda aplicar el ciclo de Deming, Planear, hacer, verificar y actuar. Esto indicará logros y permitirá la mejora en cada proceso, procedimientos de cara a garantizar los derechos de las mujeres para la construcción de una Universidad inclusiva y con igualdad entre hombres y Mujeres. Media vez iniciado el proceso, el involucramiento de la Comunidad y Corporación Universitaria en cada acción que se realice dará las pautas para que en la Universidad de El Salvador cada día se garanticen y amplíen las oportunidades de participación de las mujeres en la planeación, toma de decisiones y garantizar que las mujeres tengan una vida activa en todas las instancias universitarias.

Referencia

1. www.ilo.org/public/spanish/bureau/gender/newsite 2002/about/defin.htm

 

 

 

Información adicional