Violencia hacia las mujeres

Qué es violencia hacia las mujeres

 

Por: Marlene Lozano

Directora CEG-UES, gestión 2007-2011



La violencia hacia las mujeres, es toda forma específica de fuerza que lesiona, destruye y mata; es un proceso, un conjunto de posibilidades, estrategias, decisiones, hechos y efectos.


Existe un tipo de violencia que es ejercida contra las mujeres por el uso del poder masculino para someterlas e intimidarlas, por lo que es llamada VIOLENCIA DE GÉNERO.

 

El término violencia de género, tiene su antecedente en la Declaración de la ONU sobre Eliminación de la Violencia contra las Mujeres -aprobada el 20 de diciembre de 1993 por la Asamblea General de las Naciones Unidas- la normativa internacional generalmente utiliza el término “violencia de género o violencia contra las mujeres”, como víctimas más habituales de las agresiones.


Esta violencia es expresada por medio de golpes, jalones, quemaduras de huesos, lesiones internas o externas con armas y otros actos que provocan las lesiones y ponen en peligro la salud y la vida de las mujeres.


Para definir la realidad social de la violencia, encontramos diversos vocablos: violencia doméstica, violencia contra la mujer, violencia familiar, violencia intra familiar, violencia de género, expresiones que ponen de manifiesto que la “violencia se ejerce contra la mujer por el mero hecho de serlo”.


Las distintas categorías de violencia son:

Violencia física

Se incluyen aquí todo tipo de agresiones corporales (empujones, golpes, ataques con armas, mordeduras, quemaduras, estrangulamientos, mutilaciones, etc.).


Violencia Intrafamiliar o Violencia Doméstica
Es el abuso que acontece entre miembros de la misma familia o entre personas que tienen relaciones cercanas o íntimas actuales. Estas pueden incluir la violencia física, sexual, psicológica y/o patrimonial.

 

La violencia física es la más fácil de reconocer por las huellas visibles que deja en el cuerpo de la sobreviviente de violencia, pues en este tipo o forma de agresión el culpable aprovecha su fuerza física para dañar.

Violencia psicológica

Este es un concepto amplio que admite múltiples modalidades de agresión intelectual o moral (amenazas, aislamiento, desprecio, intimidación e insultos en público, etc.), con la finalidad de controlar, dañar o humillar a otra persona. Este tipo de agresión es difícil de detectar, sin embargo, puede ser igual de dañino para la integridad de la persona, pues lesiona seriamente el equilibrio emocional y mental, la autoestima y las relaciones y comportamientos con las demás personas.


Violencia económica y /o patrimonial

Entendida como desigualdad en el acceso a los recursos compartidos (negar el acceso al dinero, impedir el acceso a un puesto de trabajo, a la educación etc...). Ésta se manifiesta a través de toda acción que atente o dañe el patrimonio de una mujer; asimismo, como el contralar por parte del hombre todo el ingreso económico del hogar, no permite que la mujer tenga su propio dinero, que estudie, trabaje y si trabaja le quita todo lo ganado. Además, de apropiarse de los bienes de la mujer por medio de engaños, amenazas, maltrato y/o destrucción de objetos personales.


Los comportamientos violentos antes señalados producen lo que se conoce como “ciclo de violencia”, y se hacen con la finalidad de controlar o ejercer coerción.


Violencia sexual

Ésta comprende cualquier actividad sexual no consentida (visionando o participación forzada en pornografía, relaciones sexuales obligadas, tráfico y explotación en la industria del sexo etc.).

Acoso u Hostigamiento Sexual, son conductas de tipo sexual, que se presentan en una situación de desigualdad de poder, ya sea por la posición jerárquica dentro de un ambiente

laboral o bien por la situación de poder que le da su condición de género.


Estas conductas tienen la intención de acosar, presionar, coaccionar e intimidar a una persona. Son conductas no agradables ni solicitadas por quien las recibe además que implica una agresión sexual.

 


Violencia estructural

Término relacionado con el de Violencia económica, pero que incluye barreras invisibles e intangibles contra la realización de las opciones potenciales de los derechos básicos de las personas. Se sustenta la existencia de obstáculos firmemente arraigados y que se reproducen diariamente en el tejido social (por ejemplo, las relaciones de poder que generan y legitiman la desigualdad).

Además de las anteriores formas de violencia hacia las mujeres encontramos quizás otras menos frecuentes o menos conocidas, como son las mujeres desplazadas y refugiadas; el secuestro de mujeres; la mutilación genital femenina (Clitoridectomanía, Infibulación) y el tráfico de mujeres y niñas para el comercio sexual y económico.

 

Las mujeres tenemos el derecho a vivir libre de maltrato y violencia. A no recibir ningún tipo de agresión. A ser tratadas como personas.

 

A vivir sin miedo, amenazas, humillaciones. Ser respetadas y a vivir con dignidad. Derecho a valernos por nosotras mismas. A defendernos del maltrato y de la agresión. A denunciar la agresión. Derecho a vivir en paz y en libertad.


Efectos de la violencia

A nivel social

Resolver los conflictos de forma violenta prevaleciendo el temor y terror, por lo que no hay motivación por la defensa de sus derechos; hay costos económicos para sanar.


A nivel familiar

Tensión, dolor, sufrimiento, incomunicación e en consecuencia hay una irresponsabilidad paternal.

A nivel personal

Miedo, insomnio, frustración; impotencia y desvalorización; imposibilidad de negociar con el agresor, hay dificultad en poner límites.


En lo laboral

Ausentismo, bajo rendimiento laboral y dificultades para la concentración.

 

 

 

 

 

Información adicional